martes, 1 de diciembre de 2009

HIJOS DE CAÍN. EL DESPERTAR DEL FENIX

Verónica Butler

Editorial: Corona Borealis

Año de edición: 2009

Género: Aventuras-terror

ISBN: 978 84 92635 16 0

131 páginas

Miguel Aguirre es un policía que se ha quedado viudo y tiene a su cargo a su hijo Jorge de pocos meses de edad. Su ciudad se ve sacudida por una serie de extraños crímenes en los que las víctimas aparecen desangradas y él se encarga del caso. Una noche aparecen en su casa unos extraños individuos. Miguel logra poner a salvo al pequeño Jorge pero él no correrá la misma suerte. Un destino fatal obrará un impresionante cambio en su vida y se verá inmerso en una historia de luchas y violencia en el bando de los Nómadas para librar al mundo de la amenaza de los cainitas. Convertido en el Elegido impartirá la justicia a su modo y peleará contra el mal.

Cuando llegué a la última página de Hijos de Caín. El despertar del fénix me supo a poco, me quedé con ganas de más. Sus apenas 130 páginas me dejaron muy buen sabor de boca pero se me hicieron muy cortas y he de confesar que no es el tipo de novela que suelo leer. Pero inevitablemente y desde la primera línea, me vi arrastrada en una espiral de acción trepidante que me obligó a leer hasta la última página. La acción continua no te da respiro y te pone en las manos de esta escritora jerezana para que con sus palabras te lleve a donde ella quiera.

Y es que si a una historia interesante le añades personajes atractivos y una forma de narrar sencilla, directa y muy dinámica tienes la fórmula que creo que es la clave de este libro. Verónica Butler bebe de las fuentes del manga, del cine, de los juegos de rol… y hasta de la biblia y el mundo de la publicidad, pero todo ello en su justa medida, sin quedarse corta ni abusar. Eso se nota tanto en la trama como en la manera de narrar y en los personajes. Todo es muy visual y muy rápido. Con apenas un par de adjetivos nos describe a los actores. En apenas un par de frases nos sitúa en medio de una escena de acción. Y la acción es la clave de esta novela.

El protagonista de Hijos de Caín. El despertar del fénix es un moderno y atractivo vampiro madrileño, la versión castiza del Blade del comic de la Marvel que también ha sido llevado al cine. Miguel Aguirre, que así se llama, es un tipo duro, un implacable ex policía dispuesto a combatir la amenaza de los cainitas. Pero también es un hombre sensible y enamorado que hace aflorar nuestra parte más tierna cuando está con su hijo o recuerda a su esposa muerta. Es por eso tal vez, y pese a ser un hombre de anuncio por su gran atractivo y su fascinante look, que nos resulta creíble. Fantástico e irreal pero creíble. El hecho de que la acción transcurra en escenarios de la geografía española también hace que esta historia sea más cercana.

Las referencias bíblicas sobre el origen de los cainitas-vampiros y al final del libro cuando la autora nos transporta a la historia del ánfora sagrada nos hacen pensar en un buen número de obras y autores no demasiado lejanos en el tiempo y se convierten en un ingrediente más de este atractivo coctel. Sin duda, Verónica sabe amalgamar con maestría un buen número de elementos y los plasma en su personalísima prosa.

Pero también hay algo que se echa de menos y es que la autora se recree un poco más en los momentos de mayor dramatismo o a la hora de crear atmósferas de miedo. En ocasiones se tiene la sensación de que el trepidante ritmo de la narración hace que pase por encima de algunas cosas y no se detenga a saborearlas y a hacérnoslas saborear. Con ello consigue crear una novela de mucha acción pero de no tanto miedo.

Verónica Butler quiere contar historias y se le da de fábula. No pretende impresionarnos con lo bien que sabe escribir, ella disfruta mucho más atrapándonos entre los hilos que tejen su trama sin dejarnos escapar, sin dejarnos casi respirar, precipitándonos en su trepidante mundo de acción y hombres y mujeres guapísimos que viven al límite. A mi entender podría englobarse a esta autora dentro del género “pulp”, un tipo de literatura aparecida en los EEUU durante las primeras décadas del siglo pasado cuyos contenidos se caracterizan por ser de fácil lectura y en ellos predomina el suspense, el misterio, la fantasía y, sobre todo, la acción, mucha acción. Este tipo de novelas llegan a un gran público y gozan del beneplácito tanto de sus incondicionales como de los que se acercan a ellas por simple curiosidad y acaban atrapados en su espiral de acción y emoción.

Resumiendo, una novela que se lee rápido y se disfruta desde la primera línea. Un libro que atrapa y que deja buen sabor de boca además del de los vampíricos mordiscos. La buena noticia: Hijos de Caín. El despertar del fénix es la primera parte de una trilogía, así que nos quedan dos más para resarcirnos a los que nos hemos quedado con ganas de más.

http://libros2.ciberanika.com/desktopdefault.aspx?pagina=/letras/B/p05014.ascx

2 comentarios:

  1. Qué pedazo de reseña más chula !!!
    Se la merecerá la escritora ? jajaajja

    ResponderEliminar
  2. La escritora no mucho, la novela sí jajajajajaja.

    ResponderEliminar