miércoles, 10 de marzo de 2010

EN TIERRAS BAJAS de Herta Müller


Niederungen

Herta Müller

Traducido por Juan José del Solar

Editorial Siruela / Colección Libros del Tiempo, nº 250

Año edición: 2007

Género: Relato

ISBN: 978 84 9841 092 1

182 páginas

Quince historias sobre la vida en una comunidad rural de ascendencia suaba. Cómo discurre y se desenvuelven los actores de ese mundo ante los ojos infantiles. El día a día con sus mil caras: el campo, los animales, la muerte, las supersticiones...

Muchas veces los grandes premios literarios nos sirven a los lectores para descubrir a escritores que hasta ese momento desconocíamos. Que algunas editoriales aprovechen el tirón para reeditar o promocionar obras de los galardonados sin duda alguna nos beneficia a los amantes de la buena literatura. Es así como algunos hemos descubierto a Herta Müller una escritora rumano-alemana que ya gozaba de renombre en la Centroeuropa postcomunista tanto por su literatura como por su oposición al régimen comunista de Ceaucescu y sus discrepancias con el actual régimen rumano en el que considera que aún pervive mucho de esos tiempos pasados.

Esa oposición ha sido también una constante en su obra. Sin ir más lejos En tierras bajas fue censurado y prohibido en Rumanía en 1982. Los motivos fueron que en los quince relatos que conforman el libro se dibuja la historia de represión e incomunicación que sufre una comunidad suaba que habita en un pueblo alemán perdido en Rumanía. Es el retrato de unos desposeídos.

Cada una de estas quince piezas representa un vívido fresco de la vida rural de esa minoría. Un grupo de campesinos pobres que hace más de doscientos años emigraron desde Alemania Central hacia las regiones despobladas de la Europa del Este y que preservaron su cultura y sus costumbres. Una comunidad que vive anclada en los prejuicios y la superstición, como si el aislamiento no les hubiera permitido evolucionar.

Para narrarnos estas escenas de la vida rural cotidiana Müller se mete en la piel de una niña y lo describe todo con cierto distanciamiento. A través de los ojos infantiles nos hace ver la dureza de la vida en el campo, de la naturaleza que siempre acaba imponiéndose y que empapa a sus gentes. Sus pupilas observan un minúsculo universo cerrado y opresivo de este universo hostil en el que no hay margen para la ternura o la esperanza. La manera de narrarlo, desprovista de emociones pero con un realismo inigualable, deja entrever su propia experiencia en un país sin libertades en el que el cruel absolutismo se cebaba especialmente con la comunidad suaba.

A través de estos relatos conocemos también la prodigiosa y precisa prosa de esta escritora. Su capacidad para hacernos ver los pequeños detalles a través de los cuales nos introduce en ese lugar y en ese tiempo. También hay que resaltar que abundan las imágenes y el lenguaje poético. En ocasiones el realismo del día a día se mezcla con pequeños detalles surrealista que tienen que ver con las percepciones. La naturaleza es una protagonista más de unas historias en las que su rigor y su dureza acaban determinando a las personas que las pueblan. Todo, en definitiva, se combina de forma espectacular par conformar esta obra llena de fuerza que es un excelente retrato de la realidad de un pueblo en un momento histórico muy complicado.

Merece la pena destacar el más largo de los relatos que es el que da nombre al libro, “En tierras bajas”. En él la autora enlaza con maestría diferentes escenas de la vida cotidiana. Más que acciones lo que Müller nos relata son paisajes de vida y muerte que varían según las estaciones, determinantes en la vida en el campo. Sin duda, razones no le faltaban al jurado para otorgarle el premio Nobel de Literatura.

http://libros2.ciberanika.com/desktopdefault.aspx?pagina=/letras/M/p05260.ascx

2 comentarios:

  1. ¡¡¡Gracias!!! Me encanta que al leer mi reseña te apetezca leer el libro de Herta Müller. Seguro que te encantará. Un abrazo Jordim.

    ResponderEliminar